viernes, 14 de diciembre de 2018

Miss Lucy R.


Hay momentos leyendo los casos de Freud cuando parece que uno estuviera ante un cuento policial clásico. El detective ha recopilado toda la evidencia y prosigue a exponer sus conclusiones en un desenlace inesperado:
"Sospecho más bien que está usted enamorada del padre, quizá sin darse cuenta exacta de ello, y que alimenta usted la esperanza de ocupar de hecho el puesto de la madre fallecida".
Sigmund Freud, Obras completas, vol. I, Estudios sobre la histeria (1895), págs 89-99.